Una Voce Cuba recurre a Ecclesia Dei en defensa de la celebración de la Santa Misa tradicional


Hemos recibido de los hermanos de Una Voce Cuba la carta que han dirigido a la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, en el que se denuncia la actitud restrictiva que el Obispo de la Dióceis de Matanzas, Mons. Manuel Hilario de Céspedes García Monacal ha tomado en contra de la aplicación del Motu Proprio Summorum Pontificum. Cabe resaltar que la solicitud es firmada por el presidente de Una Voce Cuba como por el sacerdote  p. Darovis Caballero Sosa quien recientemente celebró la Santa Misa tradicional en su parroquia de San Miguel Arcangel, en San Miguel de los Baños (Matanzas-Cuba). Contamos con sus oraciones por los hermanos cubanos! Por expresa solicitud del Sr. Presidente de la asociación hermana, damos a conocer el contenido de la carta:

+
J.H.S.
“Instaurare omnia in Christo.”

Matanzas, 16 de Julio del 2011.
“Festum beatae Mariae Virginis de monte Carmelo.”

A: Monseñor Guido Pozzo, Secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.
Ciudad del Vaticano.

Excelencia Reverendísima: Pax tecum!

Le escribimos desde Cuba… ¡Si!, desde la sufrida y martirial tierra cubana. Le escriben, sin embargo, hijos de la Iglesia, que despreciando la ideología marxista, no han dudado en abrazar a Cristo Rey; como único Soberano y Sr., de quien esperamos la salvación.

Nos dirigimos a usted, para que ejerza a nuestro favor, la necesaria mediación  ante nuestros pastores, pues se nos ha cancelado una ilusión y suprimido un estilo de vida: se nos prohíbe celebrar y asistir libremente a la Santa Misa según la Forma Extraordinaria del Rito Romano; se nos impide vivir nuestra fe católica en el marco de la Sagrada Tradición multisecular de la Iglesia. La Jerarquía Católica en Cuba, en abierta contradicción con la mente y deseos del Santo Padre,  contenida en el Mutuo Proprio: “Summorum Pontificum”, no complacida con silenciarle, ahora intenta ahogarle en nosotros, puesto que en Cuba, pese a la labor desarrollada  por Una Voce, ha habido un silencio total sobre el Mutuo Proprio y su Instrucción: “Universae Ecclesiae.”

Nuestra primera Misa según la Forma Extraordinaria del Rito Romano, en aplicación del Mutuo Proprio, fue oficiada el pasado día 29 de Junio, Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, en la Iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, en el poblado de San Miguel de los Baños, en la Diócesis de Matanzas. Se celebró el Santo Sacrificio,  como regalo y en honor al Santo Padre SS. Benedicto XVI, en el LVI Aniv. de su Ordenación Sacerdotal. La misma fue organizada y celebrada a petición del Movimiento Tradicional Católico Una Voce Cuba, y aplicada por las intenciones y necesidades del Papa. El joven oficiante fue el P. Darovis Caballero Sosa, de apenas 26 años de edad y párroco de la misma. La celebración  contó con la asistencia de numerosos fieles –en su mayoría jóvenes-  y en especial de miembros de Una Voce Cuba y Una Voce La Habana, que se trasladaron al lugar para la ocasión. Tanto el Capellán de Una Voce, como nosotros creíamos; este sería el mejor regalo al Papa …. Y no la fuente del inicio, de la polémica controversia, sobre la legítima celebración de la Santa Misa en su Forma Extraordinaria.

Tras la fastuosa y dignísima celebración de la Santa Misa según la Forma Extraordinaria, la incomprensión y la hostilidad se ha desencadenado contra el Padre Darovis Caballero y el “coetus fidelium” de Una Voce Cuba. Nuestro pecado a sido sentir con el Papa y aplicar el Mutuo Proprio: “Summorum Pontificum.”

Mons. Manuel Hilario de Céspedes García Menocal, Obispo de Matanzas, tras un encuentro personal en la sede del Obispado, ha prohibido explícitamente al joven sacerdote diocesano; Rdo. P. Darovis Caballero Sosa, que vuelva a celebrar públicamente y con asistencia de fieles el Santo Sacrificio de la Misa, según la Forma Extraordinaria del Rito Romano, así como le impide acceder a las suplicas de aquellos fieles católicos que afiliados al  Movimiento Una Voce, tanto en Matanzas, como en la vecina Arquidiócesis de La Habana, le soliciten; con las debidas disposiciones, los sacramentos y la celebración de tan sagrados cultos, con el único fin de santificar  nuestras almas y alcanzar el mayor fruto posible para ellas.

La única razón que arguye el Sr. Obispo, para justificar sus acciones; es el viejo y conocido discurso de que: “la Misa traería consigo discordia, división y terminaría por turbar la unidad y la paz en el interior de la Iglesia local”” ¡Insólito!  ¿verdad?! Pero cierto…. Como fieles católicos veneramos a nuestro obispo, pero nos encontramos ahora ante un conflicto de valores. ¿Qué tipo de comunión y obediencia con la Santa Sede Apostólica y el Vicario de Cristo es la de nuestro  Obispo que nos impide sentir con la Iglesia? Pedimos se obedezca sin atenuantes sugestivos y del todo infundados la ley litúrgica y canónica universal de la Iglesia contenida en el Mutuo Proprio, en la que específicamente se expresa como, las iglesias locales tienen que coincidir con la Iglesia Universal, y a su vez, el que la Santa Misa Tradicional no puede ser objeto de restricciones, prohibición ni abrogación alguna.

Creemos no hay razón ni fundamento para tales opiniones, que al presente del todo infundadas, pues hasta el momento la celebración de la Santa Misa “usus antiquior” se desarrolló en paz y armonía, más con el sensible agrado de la comunidad cristiana. Vale hacer notar que sus organizadores y asistentes en su mayoría absoluta somos jóvenes. Jóvenes entusiasmados con el Papa, con sus ideales, con sus principios, en una palabra con la hermenéutica de la continuidad. Somos jóvenes que hemos descubierto en la celebración de la Misa según la Forma Extraordinaria, una fuente inagotable de espiritualidad para nuestras vidas y nos preguntamos: ¿Qué error hemos cometido?

Vivimos en un país sin derechos ciudadanos, la gente tiene miedo para todo y en la práctica de la fe; en muchos momentos, hemos pasado por la prueba y la persecución, ¿también en el seno de la Iglesia se van a violar nuestros derechos y vamos a ser tratados con sin igual desde por el solo hecho de desear y pedir a nuestros legítimos pastores los sacramentos en su Forma Extraordinaria? ¿Es delito haber deseado la aplicación de Summorum Pontificum;  y si no es así, cual es el origen de la negativa que se nos ha impuesto?

Le pedimos, como Secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, en nombre de la autoridad apostólica, así como de las prerrogativas que el  Sumo Pontífice Reinante, nuestro amadísimo Santo Padre Benedicto XVI, le ha concedido, medie usted cuanto antes, en esta difícil situación ante nuestro prelado, para que libres de escollos y tropiezos, de insólitas como injustificadas maneras, todos los fieles católicos de Cuba, puedan  disfrutar de las gracias que el Santo Padre  nos ha regalado mediante Summorum Pontificum, y que constituyen nuestro mayor tesoro en la posesión de Ntro. Sr. Jesucristo, mediante la participación en la vida de la gracia y la unión con su única Iglesia.

Excelencia, solo somos gente humilde y sencilla, somos gentes sin recursos y carente de voz, solo somos almas católicas y enamoradas de la Tradición. Queremos sentir en todo con la Iglesia. Queremos continuar y permanecer unidos en absoluta adhesión y obediencia al Vicario de Cristo, a la Santa Sede Apostólica y a nuestro Ordinario, pues nunca ha sido nuestro deseo romper la comunión de la Iglesia. No pedimos bien alguno que su bendición y que se nos devuelva la Santa  Misa, que se nos ha prohibido celebrar y asistir.

Tenga usted a bien la presente, de sus hijos, que quedan en espera de una pronta respuesta.

In Domino,

Firman:

-Presbítero Darovis Caballero Sosa.
Sacerdote Diocesano.

-Javier Luis Candelario Diéguez.
Presidente de Una Voce Cuba.

-José Antonio Ponte Doyhernard.
Secretario.

-Fundación Una Voce Cuba-
Dirección: Apartado Postal No. 1427  Matanzas 40100. Cuba. E mail:
unavocecuba@yahoo.es                    Teléfono: + 53- 521356.  Web:
http://www.unavocecuba.com

Anuncios

Un pensamiento en “Una Voce Cuba recurre a Ecclesia Dei en defensa de la celebración de la Santa Misa tradicional

  1. Pingback: Le blog de Christophe Saint-Placide » Blog Archive » De la difficulté d’appliquer le motu proprio Summorum Pontificum à Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s