Misa tradicional en la Universidad de Harvard

New Liturgical Movement informa que el pasado 25 de marzo se celebró la Santa Misa tradicional en el altar mayor de la Iglesia Católica St. Paul en Harvard Square, Cambridge. Ofició el p.  Patrick Armano, párroco de la Iglesia de Santa Mónica en Methuen, Massachusetts. Asistieron a la celebración unos 100 fieles, entre ellos varios sacerdotes y religiosos. Esta es la primera Misa usus antiquior en el altar mayor desde la reforma del Misal Romano después del Concilio Vaticano II.  El evento fue patrocinado por Latin Mass Society de Harvard y los Caballeros de Colón de Harvard.

Anuncios

Mas imágenes de la Misa tradicional celebrada en la Catedral de York

Full to overflowing: extra seats had to be brought in to accommodate all the congregation

New Liturgical MovementLatin Mass SocietyLMS Chairman entre otros, publican gran cantidad de imágenes de un verdadero hecho histórico, cual ha sido, la celebración de la Santa Misa usus antiquior en el altar mayor de la Catedral de York (en poder de la iglesia anglicana). Ampliando la entrada anterior, cabe apuntar que el coro entonó la Misa para cinco voces de William Byrd. Las autoridades anglicanas a cargo de la Catedral, asistieron a la Misa. Pueden verse fotos aquíaquí

Misa tradicional en la Catedral de York

The Latin Mass Miiddlesbrough publica imágenes de la Santa Misa cantada usus antiquior, celebrada el pasado 26 de marzo en el altar mayor de la Catedral de York ante más de 800 fieles. Ofició el p. Stephen Maughan. La celebración fue organizada por Latin Mass Society como conclusión de la  peregrinación anual que se realiza en honor a St. Margaret Clitherow, patrona de LMS. Al finalizar la Misa, se realizó una procesión por la ciudad y posteriormente, bendición y veneración de las reliquias de los mártires ingleses de la Iglesia. Cabe recordar que la Catedral de York se encuentra en poder de la iglesia anglicana desde tiempos de María Tudor.

Ejemplar: El canto gregoriano es declarado de interés diocesano en Paraguay

El obispo de Ciudad del Este impulsa cursos para coros parroquiales

CIUDAD DEL ESTE, jueves 24 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- A petición del obispo de Ciudad del Este, Alto Paraná, Paraguay, monseñor Rogelio Livieres, se habilitará en la diócesis un curso de formación coral denominado “Canto Gregoriano, Ñandejára Ñe’e Purahéi”.

El curso está destinado a todos los coros parroquiales interesados y tendrá una duración de tres semestres. Será dirigido por el profesor Enrique Merello-Guilleminot, miembro del Coro Gregoriano de París y autor de varios libros de la misma disciplina.

Los locales donde se dictarán los cursos son: la parroquia-catedral San Blas y la parroquia Espíritu Santo del área 4 a partir del 29 de marzo.

El objetivo del curso es orientar a una comprensión global del repertorio gregoriano, en relación con su espiritualidad y aplicación dentro de la liturgia católica. Sigue leyendo

EL CRUCIFIJO EN EL CENTRO DEL ALTAR EN LA MISA “HACIA EL PUEBLO”

Columna de teología litúrgica dirigida por Mauro Gagliardi

 

Por Mauro Gagliardi*

ROMA, jueves 24 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- Desde tiempos remotos, la Iglesia estableció signos sensibles que ayudaran a los fieles a elevar el alma a Dios. El Concilio de Trento, refiriéndose en particular a la Santa Misa, motivó esta costumbre recordando que “Como la naturaleza humana es tal que sin los apoyos externos no puede fácilmente levantarse a la meditación de las cosas divinas, por eso la piadosa madre Iglesia instituyó determinados ritos […] con el fin de encarecer la majestad de tan grande sacrificio [la Eucaristía] e introducir las mentes de los fieles, por estos signos visibles de religión y piedad, a la contemplación de las altísimas realidades que en este sacrificio están ocultas” (DS 1746).

Uno de los signos más antiguos consiste en volverse hacia oriente para rezar. Oriente es símbolo de Cristo, el Sol de justicia. “Erik Peterson ha demostrado la estrecha conexión entre la oración hacia oriente y la cruz, conexión evidente como muy tarde en el periodo constantiniano. […] Entre los cristianos se difundió la costumbre de indicar la dirección de la oración con una cruz sobre la pared oriental en el ábside de las basílicas, pero también en las habitaciones privadas, por ejemplo, de monjes y eremitas” (U.M. Lang, Rivolti al Signore, Siena 2006, p. 32). Sigue leyendo